LA SELECCIÓN EN EL P.R.E.

Sé que soy muy pesado y reiterativo con el tema de la Selección del Caballo Español. Y voy a volver a insistir sobre ello.

Como ganadero de Vacuno en pureza, crio Aberdeen Angus y Retinto, Cerdo Ibérico y en el pasado Merino Negro, la falta de una selección real y una información entendible y transparente no me entra en la cabeza.

En la cría del Cerdo Ibérico tengo que dejar para reposición un 30% de hembras (50) y unos 5 machos. De la cría que hago en pureza salen 850 lechones, de los que la mitad (+/-) son M y la otra mitad H. Pues de 425 H dejar 50 hembras, el 12% no es fácil, y de las que has dejado cuando viene el calificador te suspende algunas. Escoger 5 sementales de 425 tampoco es tarea fácil, primero dejamos 25 y luego escogemos los 5 mejores de estos. Hay años que no estas satisfecho con los 5 seleccionados de 425 animales. EN EL CABALLO ESPAÑOL TODOS SON VALIDOS PARA LA CRÍA.

En el Merino Negro en Portugal, hacíamos una cría al año, sacábamos un cordero por oveja, la mitad eran H, nunca te calificaban para la cría más del 50%, normalmente un 40%. EN EL CABALLO ESPAÑOL TODOS SON VALIDOS PARA LA CRÍA.

Con el vacuno dejamos un 20% de Hembras para recrío, nuestro destete está por encima del 85%, por lo que +/- el 42,5% son H, pues sacar la mitad de estas no es fácil, siempre te tienes que quedar con alguna novilla que no te gusta y eso que nuestro ganado está súper seleccionado. EN EL CABALLO ESPAÑOL TODOS SON VALIDOS PARA LA CRÍA.

 

Ante esta situación de FALTA TOTAL de SELECCIÓN, el marchamo de nuestras cartas genealógicas de APTO PARA LA CRÍA es una estafa. Cualquier comprador extranjero piensa que estos animales han pasado unos controles para conseguir ese TITULO, puesto que en sus países así es con otras razas.

Esta situación que en ANCCE se ha discutido en varias ocasiones, siempre ha encontrado la oposición a cualquier cambio por parte de los ganaderos que venden (o mejor dicho vendían) por su hierro, por lo que no querían que nadie le pusiese ninguna calificación a su ganado y argumentaban que EL MERCADO pondría a cada uno en su sitio.

¿Qué ha sucedido?

Hemos llenado el Mundo de basura, de animales de desecho “Con Papeles de APTO para la Cría”

¿Consecuencia?

La Calidad Media (Yo diría que bastante más de la mitad) de la Cabaña del Caballo Español es de una calidad deplorable. Dando una Imagen del PRE de un caballo MALO, mediocre, defectuoso, inútil, nervioso, etc… Si muchos aficionados se diesen una vuelta por los concursos de Europa y viesen los PRE que se presentan allí, se supone que lo mejor de cada país, se quedarían horrorizados y entenderían por que no vendemos más caballos.

Si la Imagen del Caballo Español fuese para mí la que veo en los concursos del extranjero, especialmente Europa, UN CABALLO ESPAÑOL SERÍA MI ULTIMA OPCIÓN ENTRE LAS RAZAS CABALLARES DEL MUNDO.

La única selección del PRE es la de los concursos y lo que sucede en estos creo que hoy muy pocos ganaderos le dan credibilidad, la mayoría de los jueces hacen una selección caprichosa, por modas, los resultados anteriores, el propietario, el tamaño (cuanto más mejor parece ser el caballo), el volumen (parece que les gusta el tipo caballo de tiro), la valoración de los movimientos es en muchas ocasiones surrealista. El descredito de los concursos está haciendo un daño tremendo al mercado del PRE:

 

EL CABALLO ESPAÑOL necesita de una selección seria, le pese a quien le pese, sino nos acabaremos cargando el Mejor Caballo del Mundo que es lo que tenemos, aunque muchos de los ganaderos no se lo crean. Si mejorásemos la Imagen del PRE sería uno de los caballos más demandados del mundo y tendríamos el mejor mercado y segmento de este a nuestros pies.

Es fácil, pero empezar nos dolerá a todos. Aunque hoy no sería muy doloroso. De la cría del PRE no debería pasar a YEGUAS REPRODUCOTRAS mas del 50% y de los machos SEMENTALES “A PRUEBA” (de ver sus productos) más del 25% y de estos cuando tengan 6 años revisarlos de nuevo y ver un mínimo de hijos suyos desechar la mitad a esa edad.

Y el principio y base de la selección debe ser el caballo UTIL, UN CABALLO DE SILLA, una vez que haya demostrado su utilidad, deberá superar una valoración RACIAL, pero es fundamental que seleccionemos animales funcionales. Un Caballo Español con buen carácter y con una calidad media-alta es una maravilla que el mundo sabrá apreciar. Pero si seguimos enviando más y más caballos de ínfima calidad, el descredito de nuestra Raza será rápido y luego tardaremos años en cambiar su imagen. Para mí el daño hecho a la Raza ya es muy grande, hoy costaría recuperar su valor, pero como dice el refrán “NUNCA ES TARDE SI LA DICHA ES BUENA”.

 

Ramón Martín Hernández-Cañizares

www.dehesacabezarubia.es

guardadamas

 

 

Acerca del autor

jdelgado85

4 thoughts on “LA SELECCIÓN EN EL P.R.E.

  1. Juan Manuel

    Estoy totalmente de acuerdo con tus palabras y las apoyo profundamente solo decir que los pequeños ganaderos desaparecerían y sería imposible seguramente tener un sitio en este mundo del PRE si no tienes muchísimo dinero pero sí que creo que es muy muy. Cierto todo lo que comentas
    Un saludo muy grande

  2. Ángel JCM

    Hola a todos, hace muchos años que pienso parecido,y soy un simple aficionado.
    No se como gente, supuestamente más preparada, no ve este situación
    Un saludo

  3. German Bonilla Sanchez

    German Bonilla Sanchez
    Aficionado y enamorado del Caballo sea cual sea su procedencia.

    Este artículo ha hecho despertar en mí la necesidad de expresar mi sentir y una serie de pensamientos que hace años que rondan por mi cabeza y oprimen mi pecho. La opinión que paso a describir la expreso desde mi más profundo respeto a otras formas de ver o sentir, pues creo que en la diversidad de opiniones y criterios podemos encontrar las herramientas necesarias para el buen hacer, pero lo más importante para mí es que entiendan que este escrito nace desde el más absoluto respeto hacia otras personas, instituciones u organismos vinculados a este bello ejemplar que es el Caballo Español.
    Como bien me defino al principio de este escrito mi sentir es el de un aficionado y enamorado del Caballo, estoy completamente de acuerdo en las personas que creen que falta una selección dentro del Caballo Pura Raza Español, pero mi opinión es que lo que realmente falta es una Profesionalización del sector que se dedica a la cría, manejo, doma, alimentación, comercialización, etc. No creo que las cartas genealógicas sean una estafa en aptos para la cría, son lo que son basándose en la reglamentación actual o en su uso de antigua usanza. Referente al tema del cliente extranjero les puedo asegurar que no se sienten engañados pues en mi corta relación comercial en ese mundo, son ellos mismos los que la mayoría de ocasiones nos explican a nosotros el funcionamiento de nuestros propios documentos, les puedo asegurar que saben ellos más que nosotros mismos.
    El Caballo Pura Raza Español ha sido víctima de las modas, las modas de un Hierro, las modas de la Capa, las modas de la Doma Clásica, las modas de los concursos, la moda de la alzada, etc, pero no creo que el culpable de esta acción sean Hierros de peso o Hierros antiguos, al contrario, creo en mi humilde opinión que siempre acabaremos en el mismo “cercado”: “la falta de Profesionalización del Sector y la unificación de criterios”. Y si que tenían razón en referencia a que el mercado nos pondría en su sitio, pues así ha sido, pero creo que ha sido un mal necesario donde La Gran Víctima ha sido el Caballo que ha ido al matadero por una mala gestión o una falta de sentimiento y respeto hacia este ser que ha compartido toda la vida con nosotros, donde difiero completamente con usted Sr. Hernández-Cañizares es en su frase;”Hemos llenado el Mundo de basura, de animales de desecho “Con Papeles de APTO para la Cría”. Yo lo veo de diferente modo; hemos criado sin conciencia y los hemos hecho a ellos responsables de nuestra falta de conocimiento y ellos han pagado las consecuencias; basura es la descomposición de una materia orgánica, basura nunca puede ser un ser con tanta belleza, nobleza y actitud para el trabajo, si nos hubiésemos dedicado a aprender a escuchar y a sentir sus necesidades en vez de fanfarronear de concurso en concurso, o de hablar de “carterazos” que la mayoría de las veces por no decir todas han sido ficticios, en resumen volvemos a la profesionalización del sector; si nos hubiésemos dedicado a criar “Caballazos” en vez de “Carterazos”, se hubiesen evitado muchos transportes a los mataderos.
    Referente a la calidad damos siempre vueltas sobre lo mismo, el Caballo no nace mediocre ni defectuoso ni inútil ni nervioso, nosotros somos los que seleccionamos que macho con que hembra va, nosotros la mayoría de las veces les aportamos una alimentación deficitaria en sus necesidades, nosotros somos los que los destetamos la mayoría de las veces en el momento inadecuado, nosotros somos su escuela desde que nacen…. y ese manejo la mayoría de las veces no es el adecuado ni por nuestras manos ni por nuestras instalaciones donde hemos reducido el campo que es su necesidad real por grandes pistas de doma o cercado donde no pueden ni desarrollar su necesidades físicas ni mentales. Así que no puedo permitir que digamos esto de ellos pues ellos no nacen así los hacemos así, debemos verlos a ellos como vemos a nuestros hijos por mucho que nos guste el futbol no todos nuestros hijos serán Messi o Ronaldo. Europa y el resto del mundo valoran más nuestro caballo e historia que nosotros mismos y somos nosotros los que no sabemos darle a nuestro caballo el uso no es culpa de ellos. Con esto quiero decir que no le damos a cada uno de nuestros Caballos el uso que realmente pueden desarrollar, teniendo en cuenta que tienen la polivalencia para ser un caballo acto para multitud de disciplinas, sobre todo en el momento de la iniciación de nuevos jinetes o amazonas. Salto no es exclusivamente un caballo que salte 1,40 pues puede ser un caballo de salto para las niños y niñas que se inician en esta disciplina y en la cual sus padres van a tener la tranquilidad de la nobleza del Caballo que están montando; Doma Clásica, al igual que en el salto, es un Caballo perfecto para la iniciación en esta disciplina y su posterior desarrollo y si voy un poca mas allá y ese niño o niña, una vez que ha concursado, no siente la necesidad de seguir en esta disciplina pero afortunadamente tiene un sentimiento por su caballo va a seguir teniendo un caballo para poder disfrutar de él en un paseo por el campo o un pasacalles. ¿Es posible llevar a cabo este tipo de acciones con un caballo centro europeo que lo único que ha visto en su vida un cuadrilongo o nos hemos preguntado por qué vienen los centro europeos a comprar caballos a nuestro país? Si lo hacen es porque para ellos es un caballo con el cual sus hijos pueden disfrutar y ellos están tranquilos al igual que los niños o las personas de avanzada edad. Para no extenderme en este tema de las disciplinas, cualquier disciplina ecuestre es acta para nuestro Caballo a nivel iniciación y en el momento que uno de nuestros ejemplares destaca en una de las disciplinas a un alto nivel debemos potenciar ese ejemplar, no podemos olvidar que durante siglos nuestro caballo ha sido un caballo de trabajo siendo a posteriori una caballo seleccionado y domado para la alta escuela.
    No podemos olvidar nunca de dónde venimos y ni hacia dónde vamos, si en pleno siglo XXI nuestras miras de futuro son distintas a la de siglos pasados debemos crear un plan de futuro para adaptarnos a los nuevos tiempos sin olvidar nunca nuestras raíces, tradición, historia y raza, porque en el momento que perdemos todo esto de vista perdemos cualidades muy difíciles de recuperar a posteriori.
    Seguimos dándoles vueltas a la misma piedra, los concursos del P.R.E han acabado siendo una reunión de amigos y conocidos donde se habla de todo menos del Caballo, pero también he de decir en mi humilde opinión que si no fuesen por estos concursos estaríamos mucho peor de lo que estamos. En mi corta andadura en este sector también he de decir que la mayoría de las veces la culpa es sólo nuestra, pues he pertenecido en un corto espacio de tiempo a diversas asociaciones en pro del Caballo y he podido sentir en primera persona la falta de compromiso por falta de los ganaderos o gerentes del sector, viviendo reuniones o convocatorias exentas de los propios interesados, sentir la tristeza de tener que cancelar cursos gratuitos o seminarios de alimentación, manejo, etología por falta de asistentes.
    Me mantengo siempre en la misma opinión, quizás equivocada, pero creo que la falta de profesionalización en el sector es lo que realmente nos está castigando. Vivimos una época de cambios constantes a nivel mundial, la polÍtica, las nuevas tecnologías, la educación, la política; todo en nuestro mundo está cambiando y el mundo del Caballo no está exento de estos cambios.
    Los Concursos, al igual que el resto, necesita estar a la altura de lo que se está juzgando, se requiere profesionalización, una comisión de jueces profesional (todos bajo un mismo criterio, jueces profesionales en nómina que sientan la presión de juzgar y la presión de una comisión que va a supervisar sus acciones).
    No podemos seguir como estamos haciendo hasta día de hoy donde nos hemos acostumbrado a saber que pase lo que pase “la vida sigue igual”, a partir de ahora es necesario que el juez que incumpla las normas o incumpla el reglamento sea inhabilitado automáticamente.
    El Caballo Español necesita una profesionalización para poder ofrecer una buena formación. No logro entender cómo, a día de hoy, la mayoría de este sector funciona con una economía sumergida: seguimos manteniendo nuestra yeguada o ganadería con el sustento económico de otra empresas o ingresos propios; ¿cuántos mayorales, jinetes, presentadores o mozos están asegurados por la propia yeguada, cuántas Yeguadas o Ganaderías hacen entrega de una factura por la venta del un ejemplar al cien por cien de su coste real? Todo esto va en detrimento propio del sector pues nunca podremos exigir a las instituciones las responsabilidades de nuestro sector al carecer del movimiento real económico de gran importancia que en realidad presenta nuestro sector, privándonos de ayudas propias en momentos vividos como la actual crisis.
    Sigo sin entender cómo no existen mínimo tres centros de formación profesional ecuestre en nuestro país donde formar a futuros mozos, jinetes, auxiliares de veterinarios, auxiliares de herradores, dónde instruir a la juventud de nuestro país interesada en este sector en la formación ecuestre desde la historia y tradición, hasta las nuevas tecnologías de hoy en día que nos pueden aportar los datos necesarios para la selección y mejora de nuestros ejemplares, pero siempre partiendo todos de una misma base.
    Nos gusta compararnos mucho con los centro europeos y maravillarnos de lo bien que lo hacen. Fijémonos en países como Alemania y Holanda donde la cultura ecuestre es una asignatura más, fijémonos en lo que nos puede hacer crecer y mejorar sin perder nuestras señas de identidad.
    La profesionalización del sector es la base para el buen hacer para la buena selección, donde un caballo podrá tener otras utilidades sin la necesidad de venderlo a un bajo precio o enviarlo a un matadero. Nunca hemos pensado que estamos sacrificando el hijo, el nieto o el hermano de ese Caballo o Yegua Campeón que tantas satisfacciones nos ha dado. Intento no pensar que todas las selecciones en otros sectores muy distintos a este funcionasen de la misma forma, porque no van eso descartes “no desechos” si no descartes a Hípicas u otro tipo de centros ecuestres, porque nuestras Hípicas, que es donde casi la mayoría de nosotros hemos empezado a conocer este bello mundo, se abastecen de Caballos que provienen de otros países y no de los nuestro propios, porque no puede haber en una Hípica un hijo o hija de Poseido, Bilbaíno, Hacendada, Selecto, Baturra, etc, porque no pueden nuestros hijos o los hijos de otros tener la felicidad del momento de haber montado el hijo, hermano o nieto de uno de nuestros Campeones o Campeonas.
    La Funcionalidad, ¿qué es para la mayoría “La Funcionalidad”? eso deberíamos preguntarnos primero a nosotros mismos antes de exigirle a nuestros Caballos lo que nosotros mismos no sabemos ni lo que es o significa, ¿somos nosotros funcionales para cualquier tipo de acción en nuestra vida?, no no lo somos, por eso buscamos la función de cada uno para el desarrollo de nuestras necesidades, pues para el Caballo es igual debemos adaptar nuestro Caballo a sus aptitudes no hay en el mundo Caballo que sirva para todo pero si le exigimos a nuestro Caballo que el sirva para todo. Cuando no funciona un Caballo de Silla, siempre aparece la frase “este Caballo no tiene actitudes para la doma” la doma es un binomio pero siempre el causante o la víctima acaba siendo el mismo “El Caballo”, nunca se equivoca el jinete o la persona que lo ha seleccionado. En mi corto camino no he conocido ningún Caballo que no sea funcional, para mí un caballo funcional es un caballo que puede ir al paso, trote o galope si por causas morfofuncionales no pudiese llevar a cabo alguno de estos tres aires, seguro que seria funcional para otro tipo de acción, como Caballo de Compañía, Terapia u otro tipo de acción, pero y si dejamos de lado “La Funcionalidad” y observamos la “Aptitud” es aquí cuando en manos de “Profesionales” podemos potenciar a nuestros ejemplares para que destaquen en las diferentes disciplinas ecuestres.
    Debemos ser muy exigentes primero con nosotros mismos, el ser propietario o gerente de una yeguada o ganadería no quiere decir que estemos capacitados para saber criar, seleccionar, domar, etc. Recientemente vi una oferta de trabajo en Internet donde se ofrecía una vacante laboral donde se ofrecía un puesto de Director de Ganadería a la persona que reuniese las siguientes cualidades, Veterinario Equino, Marketing, Inglés, Francés, Alemán, experiencia en doma, experiencia en cría, selección y no se cuantas cosas más; de verdad alguien cree que esta persona existe o que la persona que ahora ocupa este cargo reúne todas esas cualidades, nos engañamos a nosotros mismo pero culpamos a nuestro Caballo.
    El vendedor de Caballos tiene que ser un vendedor profesional, el jinete tiene que ser jinete, el mozo mozo; no podemos seguir como hasta ahora donde todo el mundo vende, todo el mundo saber domar, todo el mundo sabe de todo pero cuando las cosas no sale bien la culpa es de nuestro Caballo.
    Debemos unir la experiencia y el sentir de nuestras gente que lleva generación criando este caballo, debemos escuchar a la gente joven, debemos asesorarnos con los verdaderos profesionales del sector, debemos unificar criterios, debemos tener una comisión profesional que nos asesores y nos de las pautas a seguir para llevar a cabo nuestros objetivos de esta manera por la propia inercia crearemos una selección propia donde las lineas de cría nos marcaran su aptitud propia.
    No debemos olvidar en ningún caso el sentimiento propio que nos lleva a Criar o Compartir nuestra vida con los Caballos, no debemos olvidar sus Orígenes ni su Historia y Tradición pero si debemos adaptar y profesionalizar el sector si no queremos ver como poco a poco va muriendo. Disponemos de un autentico Patrimonio a nivel Nacional y de reconocimiento Mundial de nosotros depende que el día de mañana sólo sea un apartado más en los libros de Historia.

    Primero de todo agradecer a los Caballos y Yeguas que han pasado por mi vida pues gracias a ellos mis valores que me entregaron mis padres en su día se han consolidado, gracias a las personas con las cuales he hecho camino en esta vida ecuestre, aunque hayan sido camino opuestos o paralelos, gracias a los que hayan destinado su tiempo a leer este humilde escrito que no es otro que mi sentir, gracias al Sr. Don Ramón Martín Hernández-Canizares pues gracias a su escrito encontrado la motivación necesaria para poder expresar un sentimiento que hace años que oprimía mi pecho y necesita expresar.

    Desde el respeto y la mas absoluta humildad
    Un fuerte abrazo.

    German Bonilla Sanchez

    “Boni de Castell”

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *